Saltar al contenido

COMO TOCAR EL PUNTO

COMO TOCAR EL PUNTO DE LA MUJER

Los orgasmos pueden ayudar a reducir el estrés, mejorar tu piel y hacerte sentir, pues, de maravilla. Sin embargo, para muchas mujeres, los orgasmos — especialmente los que se obtienen a través de la penetración — pueden ser tan esquivos como el misterioso Punto G.

Es relativamente raro que las mujeres tengan un orgasmo a través de la penetración solamente. De hecho, de acuerdo con un estudio de 2017, solo aproximadamente el 18% de las mujeres logran los orgasmos a través de la penetración solamente, o sea sin el uso de las manos, la boca o juguetes. Con más frecuencia, se requiere estimulación del clítoris, o al menos es beneficiosa, cuando se trata de tener orgasmo durante las relaciones sexuales.

Sin embargo, si no has experimentado un orgasmo vaginal, no significa que sea imposible. Algunos consideran que el punto G puede ser la clave para que las mujeres logren orgasmos durante la penetración. Pero algunos investigadores creen que los orgasmos vaginales ni siquiera existen, así que puede ser difícil distinguir los hechos de la ficción.

Cuál es el punto G?

Probablemente has escuchado del punto G, junto con que es la “clave” para lograr un orgasmo vaginal increíble. ¿Es real? La respuesta es complicada.

El punto Gräfenberg, conocido como el punto G, fue descubierto por la Dra. Beverly Whipple cuando notó que hacer el movimiento “ven acá” con los dedos a lo largo del interior de la vagina producía una respuesta física en las mujeres. Consideró que esta región podría ser la clave para que las mujeres logren orgasmos durante las relaciones sexuales.

Sin embargo, es importante aclarar que el punto G no es realmente una parte distinta de tu anatomía. De hecho, en un estudio de 2017, los investigadores intentaron encontrar el punto G sin lograrlo.

En lugar de ser un punto separado en tu vagina, el punto G es parte del área clitoral. Esto significa que cuando estás estimulando el punto G, realmente estás estimulando parte del clítoris, el cual es mucho más grande de lo que nos han hecho creer. Resulta que el centro del tamaño de una arveja en donde se une la labia interior, es en realidad solo la punta del clítoris y se divide en dos “raíces” que puede ser de aproximadamente cuatro pulgadas de largo.

Además, esta región puede variar dependiendo de cada mujer, lo cual explica por qué con frecuencia puede ser difícil de localizarla. Sin embargo, cuando se estimula, el punto G puede ocasionar la eyaculación femenina (sí, esto es real) y ayudar a las mujeres a lograr un orgasmo vaginal.